El tejido espolinado es la obra maestra por excelencia del tejido con dibujo. Su proceso de elaboración comienza con el tintado del hilo, que hasta hace poco se elaboraba de forma artesanal y a partir de tintes provenientes del mundo vegetal, animal o mineral. El hilo de seda es un material fundamental para este tipo de tejidos. El hecho de que el tejedor pase cada hilo de forma artesanal proporciona un valor extraordinario a las sedas espolinadas.

Cuando la seda llega tintada, puede hacerlo en madejas o directamente en carros preparados para el urdidor. Para pasar estas madejas a canillas, se utiliza una máquina donde se enganchan los hilos y se devanan las madejas. Así, se va formando un carrete uniforme que luego se utiliza para el urdimbre o se introduce en las lanzaderas de madera, denominadas espolines.

Una vez en el urdidor, se reúnen por grupos para formar fajas de hilos paralelos que se van enrollando en el plegador. En el urdidor se enrollan tantas vueltas como metros se necesiten para elaborar la pieza espolinada que se tenga que tejer.

El proceso completo de llevar un dibujo hasta el tejido empieza con un primer boceto que sugiere cuál va a ser el aspecto final de la tela

Tras el boceto, antiguamente se utilizaba la carta técnica en papel milimetrado, que servía para que el telar pudiera leer el cartonaje y supiera cómo entrelazar los hilos en cada zona. Hoy en día, si quisiésemos hacer un dibujo nuevo, el procedimiento sería ligeramente diferente, porque se aprovecharían los avances del dibujo por ordenador y esta carta técnica en papel milimetrado no sería necesaria, ya que iría incluida en el proceso informático.

Cuando el artesano sedero teje, habitualmente la cara “buena” se dispone del revés. Su trabajo consiste en mover el telar para que le vaya leyendo el dibujo del cartonaje e incorporar, con sus propias manos, las tramas de los motivos con las lanzaderas individuales.

En la actualidad, se pueden apreciar motivos y dibujos que surgieron hace ya dos siglos. Y aunque estos modelos han evolucionado a lo largo del tiempo, continúan manteniendo vivo su origen.