A la hora de escoger un tejido, muchas personas no consiguen distinguir una seda elaborada manualmente de una seda estrecha mecanizada.

Las sedas espolinadas se elaboran a mano, sin ningún tipo de mecanización, en telares de madera o máquinas Jacquard. Por el contrario, las sedas estrechas son tejidos realizados en telares mecánicos y no de forma artesanal.

El hecho de que ambos tejidos midan 54 centímetros de ancho puede dar lugar a confusión. Pero, ¿cuál es la diferencia entre un espolín y una seda estrecha?

La mejor forma de identificar un espolín es viendo la tela por la parte de detrás. Al ser elaboradas manualmente, las sedas espolinadas tienen los hilos resaltados y rematados justo donde se encuentran los motivos del dibujo, como si de un bordado se tratase. Además, su color de fondo siempre es liso.

Sin embargo, en las sedas estrechas tejidas en telares mecánicos, los hilos de la trama van de lado a lado de la tela. Su fondo muestra por bloques de rayas los colores utilizados en los dibujos y las flores del estampado son lisas por la parte de detrás.

Asimismo, al tejerse a mano, el espolín permite elegir los colores de los detalles de cada motivo de forma independiente, aunque este sea simétrico y se repita a lo largo del tejido. De este modo, cada espolín es único y exclusivo. Por el contrario, la máquina que elabora la seda estrecha realiza toda la trama completa.

A través de su orilla, también podemos diferenciar las sedas: los hilos del espolín no están cortados al final, ya que la trama vuelve cuando llega al borde, y su orilla es más estrecha, si bien en una seda mecanizada el hilo se corta por la máquina al llegar al borde y su orilla es más ancha.

Por último, podemos reconocer una seda espolinada por sus dibujos: Valencia, Carpio, Francia, Ramón, Alcázar, etc. En Garín, utilizamos los patrones originales y las mismas cartas técnicas en cartón perforadas desde hace más de doscientos años. Actualmente, Valencia es la única ciudad de España donde se mantiene la artesanía sedera en telares manuales.

 

Fuente: Floreal.