Los diseños valencianos de la primera mitad del siglo XIX que nacieron en la fábrica de Garín responden a un esquema de distribución ornamental que nunca ha dejado de fabricarse. El motivo principal de estos dibujos, que se repite a lo largo del tejido con distintas variaciones, lo forma un ramo floral unido a su base.

carpio-garin

Carpio. Diseño inspirado en el siglo XVIII. Raso espolinado, glasé (oro) y sedas de colores.

De manera imaginaria, este ramo suele estar delimitado por un triángulo en cuyo vértice se sitúa la flor principal, más grande o más alta que el resto. Los centros se encuentran enmarcados por guirnaldas compuestas por motivos vegetales y florales. Estas guirnaldas, de tipo romboidal, se distribuyen por el tejido en disposición de «tresbolillo», como se conoce popularmente.

francia-garin

Francia. Diseño inspirado en el siglo XVIII. Raso espolinado, glasé (oro), plata y sedas de colores.

Con esta disposición se enlazan los rombos, de modo que los ángulos agudos de cada uno son el comienzo del pie y la cabeza del siguiente. Los vértices no siempre quedan cerrados, solo lo hacen en ocasiones por medio de algún pequeño rameado.

rica-garin

Rica. Diseño inspirado en el siglo XVIII. Raso espolinado, glasé oro (varios).

Observando los distintos modelos, se aprecia una evolución de estilo en los dibujos de las flores según va avanzando el siglo. Se trata de diseños sencillos, con un gran encanto y casi sin volumen. La guirnalda que enmarca los motivos principales y que sirve de unión la forman flores y tallos.

Carpio, Francia, Soto, Blasco, Domaset y Rica son los modelos de la primera generación de espolines de Garín.

domaset-garin

Domaset. Diseño inspirado en el siglo XVIII. Raso espolinado, oro (varios) y bastas.

Cuando el diseño se emplea también para ornamentación religiosa, se le corona con una especie de haz luminoso, como en el caso del Soto. Las uniones se realizan por medio de espigas de trigo, hojas de parra y racimos de vid.

soto-garin

Soto. Primera prueba de dibujo antes de la aceptación del cartonaje. Raso espolinado, sedas de colores.

Como contraste a todos estos diseños, nos encontramos con el dibujo Blasco. En menor cuantía, pero con continuidad, incluye zarcillos u ondulaciones abiertas de tallos muy estilizados, colocados en yuxtaposición, que llevan insertos en ellos los motivos florales.

blasco-garin

Blasco. Raso espolinado, oro y sedas de colores.