Los primeros documentos a los que hemos tenido acceso hasta el momento sitúan la tradición sedera de esta empresa familiar ya en 1774, cuando don Mariano Garín Rubio decidió abrir un taller de seda ubicado en la plaça dels Porxets, en pleno gremio de los sederos.